centros de mesa con flores y velas

¡Advertencia! Esto te va a enamorar: centros de mesa con velas y flores

¡Los centros de mesa tienen poder! En concreto poder decorativo, y más del que puedas pensar, porque al estar ubicados la mayoría de las veces en el centro de la mesa, y esta a su vez en el centro del salón, el centro de mesa actúa como “epicentro” que «contagia» su estilo de decoración al resto y totalidad de la estancia. Por esto, es importante que escojas el centro de mesa que más te guste y mejor represente tu esencia, ya sea al comprarlo o al elaborarlo con tus propias manitas. Nuestros favoritos, sin duda, son los centros de mesa con velas y flores

Así pues, en este artículo vamos a presentarte los tipos de centros de mesa que están más de moda y a explicarte cómo integrar en ellos las flores y las velas, dos elementos decorativos que, como verás, son muy versátiles. Sigue leyendo, ¡porque te vas a sorprender!  

CONFORAMA - ES - Descubre lo último en decoración e iluminación

Centros de mesa de flores: todo un festival de color y fragancia

Especialmente cuando se trata de flores naturales recién cogidas, este centro de mesa hará tus delicias y la de tus invitados. Y es que como lo natural no hay nada: las flores orgánicas aportan unos tonos y un brillo únicos. Esto sin desmerecer, claro está, los centros de mesa con flores de tela o seda. Todo depende de la durabilidad que esperas que tenga tu centro de mesa; por ejemplo, para un gran evento, ganarás muchos puntos como anfitrión si optas por flores naturales. Pero por ejemplo, si las flores te causan alergia o te resulta molesta la combinación de olores, no te lo pienses y decántate por las flores artificiales. Colócalas en bandejas o en botellas, y acaba de completar el conjunto con piedrecitas o conchas (¿por qué no coleccionarlas en la playa durante tus próximas vacaciones?).

centro de mesa con flores

Centros de mesa rústico; madera, flores ¡y también velas!

Son aquellos modelos que transmiten la esencia del campo, los arboles y la madera. Estupendos para dar una pincelada de estilo orgánico que sin duda le vendrá de maravilla a tu salón. El toque rústico principal que le da nombre está en la base; usa bases de madera, preferiblemente de forma circular y con una textura áspera, rugosa. Emplea las flores que quieras, pero mejor si se trata de flores típicas de campo como las margaritas, la manzanilla o la amapola silvestre. Aprovecha para reforzar los tonos ocres y de madera que deberían tener presencia en el conjunto a través de las velas que escojas, como velas de tonos marrones claros, o bien refuerza el colorido con velas de tonos más vivos y a juego con las flores que hayas escogido.   

¡Truco! Una base redonda pero ligeramente irregular aportará un toque rústico que marcará la diferencia. 

centro de mesa rústico

Centros de mesa que te abren el apetito: los frutales

Si hay un tipo de centro de mesa con el que se te irán los ojos por lo apetitoso de la composición, son los centros de mesa frutales. Frutas de la temporada (obviamente, la menos perecedera y a poder ser con piel) dispuesta de manera que los colores más vivos resalten, complementados con otros más tenues. Prueba para ello a combinar frutas como la naranja con frutos secos, como las nueces. Y recuerda que dispones de frutas “disponibles” en varios colores, como la manzana, que podrás encontrarla en colores verdes, amarillos y rojizos (¡hasta en rosa!). Eso sí, en este caso no aconsejamos añadir flores ni velas, pues ya la fruta supone aporta suficiente color y aroma, y además la fragancia de estos elementos complementarios podrían estropear el sabor de la fruta. 

Y es que, además de decorar tu estancia, un centro de mesa frutal te servirá para tener la fruta siempre a mano y para que tanto tú como tus invitados podáis disponer de ella cuando más os apetezca. Pero cuidado: ¡si no controlas tu apetito, tu centro de mesa puede volar!

centro de mesa frutal

Feliz Navidad y próspero centro de mesa

No podemos dejar de mencionar los centros de mesa de Navidad, una época en la que muchas casas, sobrias en lo estético durante todo el año, se visten con elementos decorativos por todo lo alto. Los centros de mesa, claro está, son unos de los recursos más solicitados en estas fechas, y cómo no tratándose de días en los que abundan las reuniones familiares alrededor de la mesa. Las velas y las flores en este caso toman especial protagonismo, y no es de extrañar pues simbolizan conceptos claves de esta época del año, como la paz, la concordia y el amor. 

centros de mesa de Navidad

Así pues, deberías opta por velas que resulten bien visibles. De este modo, puedes encontrar velas más altas, si quieres que el conjunto respire verticalidad; o bien por velas más gruesas para que el resultado gane en presencia. Los colores más típicos en estos casos, como puedes imaginar, serán el blanco y el rojo. En cuanto a flores, hay una serie de imprescindibles a las que no podrás renunciar: el romero, el muérdago y, por supuesto, el acebo (sí, esa planta cuya flor son las bolitas rojas tan típicas en la decoración navideña). Y, por supuesto, completa el conjunto con algunas bolas que puedes coger prestadas del árbol de Navidad; doradas, blancas o rojas, para conseguir un punto de variedad cromática o para reforzar el color reinante en el conjunto.  

En definitiva, hay muchos tipos de centros de mesa, y corresponde en parte a tu imaginación crear las combinaciones más sorprendentes. Sin embargo, hay dos elementos que te servirán en casi todos los casos y en todas las temporadas; las flores y las velas, ¡una combinación irresistible!

CFR - ES - BOFU - Sofás

Si este artículo te ha inspirado, también puede que lo hagan estos: