Cómo hidratar sofá de polipiel

Cómo hidratar un sofá de polipiel: descubre los mejores tips y consejos

¿Cuántas alegrías nos ha dado el sofá? A todos nos vuelve locos, cuando llegamos a casa, quitarnos los zapatos y tirarlos a un lado como si no hubiera un mañana y tumbarnos en el sofá como si fuéramos koalas. Ver nuestras series favoritas y no necesitar nada más.

Comprar un sofá no es una decisión que debes tomar a la ligera. Te acompañará durante años y marcará el estilo de tu salón. Teniendo en cuenta el tipo de materiales, debes darle un correcto cuidado y mantenimiento para poder seguir disfrutando de su máximo confort. En este artículo te queremos enseñar cómo hidratar un sofá de polipiel.

 

CONFORAMA - ES - ¿Buscas tu sofá ideal? Descubre nuestras mejores ofertas

 

¿Qué es la polipiel?

Antes de saber cómo hidratar tu sofá de polipiel, es importante que sepas de qué tipo de material estamos hablando para que puedas limpiarlo de la forma más idónea.

La polipiel es un material artificial que se utiliza como reemplazo de las pieles naturales, sobre todo del cuero; podemos decir por lo tanto que es una piel sintética.

¿Qué características tiene la polipiel?

  • Soporta bien los arañazos y la abrasión. Es un material resistente que alargará la vida útil de tu sofá.
  • Se puede lavar tanto en seco como en mojado.
  • Es un material con un alto componente de elasticidad.
  • La fibra de este material se caracteriza por la ligereza.
  • Es impermeable.

Cómo hidratar un sofá de polipiel

¿Cómo hidratar y limpiar un sofá de polipiel?

  • Cuando quieres limpiar tu sofá debes tener en cuenta con qué tipo de sustancia se ha ensuciado y cuánto tiempo ha pasado desde que se ha producido la mancha.
  • No utilices disolventes con alcohol, cloro, productos aerosoles… Tampoco apliques productos como pueden ser las ceras y los betunes ya que estos contienen químicos agresivos que pueden dañar tu sofá.
  • El mejor remedio para limpiar tu sofá es humedecer un paño con jabón y pasarlo suavemente por la superficie. Evita frotarlo y rascarlo con dureza.
  • Es importante que a tu sofá de polipiel no le de la luz solar de forma directa, de lo contrario, lo que conseguirás es que el material se degenere con mayor rapidez.
  • Una vez termines de limpiarlo, sécalo bien y no lo dejes húmedo.
  • Si la mancha es persistente y no has conseguido retirarla con un paño húmedo, puedes utilizar un jabón neutro.
  • Tienes otras opciones para limpiar tu sofá de polipiel. Puedes utilizar la piedra de arcilla o un algodón con leche desmaquillante. Nuestra recomendación, desde Conforama, es que pruebes primero con el paño húmedo.

Cómo hidratar y limpiar sofá de polipiel

Siguiendo estos consejos, ¿no has conseguido quitar las manchas de tu sofá de polipiel? En este caso y, con mucha precaución, utiliza un detergente neutro con un paño húmedo. Hazlo en el mismo momento que se produce la mancha.

¿Cómo hidratar un sofá de polipiel? Cuando vemos que el material se empieza a agrietar y deteriorar solemos caer en el error de la crema hidratante. ¡Es un mito! Para sofás u otros muebles confeccionados con piel natural, puede ser un buen recurso. Pero piensa que la polipiel es un material sintético compuesto por fibras de poliéster con polímero. Por lo tanto no lo podrás hidratar.

Consejos para el mantenimiento de tu sofá

Ya conoces cómo hidratar un sofá de polipiel, pero queremos resaltar tres aspectos básicos para su cuidado:

  • Limpia tu sofá de forma diaria con un trapo seco para evitar que el polvo se acumule en la superficie.
  • Te recomendamos que una vez al mes hagas una limpieza profunda.
  • Revisa las instrucciones y las recomendaciones de uso del fabricante y protege tu sofá con tratamientos contra las manchas.

Limpiar sofá de polipiel

Polipiel o piel. ¿Qué tipo de sofá es mejor?

En este sentido, no hay un sofá mejor o peor ya que las dos opciones son totalmente válidas. Simplemente debes ver y analizar los pros y contras y cómo convergen con tus necesidades. Son estos tres factores los que marcarán tu decisión de compra:

  • El precio. La piel natural es más cara que la polipiel.
  • Las manchas. La polipiel resiste mejor a las manchas y a su uso diario.
  • Limpieza. Al ser un material más delicado, la piel natural requerirá un cuidado mucho más minucioso.

También te puede interesar: